Vendiendo a mi hermana (Relato) - Archivo Hot ūüĒ•
Nuevo
ūüĒ•ūüĒ•ūüĒ• √önete a nuestro canal de Telegram ūüĒ•ūüĒ•ūüĒ•

(...)



Archivado por √ļltima vez {{ '2021-07-30T16:57:09.123Z' | moment 'DD/MM/YY HH:mm'}} (Hora Local).
Descargar archivos ({{ 1 }})

159954229037.jpg [Google] [ImgOps] [iqdb] [SauceNAO] ( 315.99KB, 1080x1349, 117153839_674271206505673_4881386467263646075_n.jpg )
110

/#/ 110
{{{"[i]Intent√© publicar este relato en el otro Hispa, pero por alguna raz√≥n no pude, as√≠ que lo intentar√© otra vez aqu√≠. Disfr√ļtenlo, negros.[/i]\n\n[b]Categor√≠a:[/b] No Consentido\n\nCuando Mauricio, el due√Īo el edificio, me hizo su propuesta, no pude creerlo, pero tampoco me la pens√© dos veces. Yo viv√≠a con mi hermana en un peque√Īo departamento del Centro, s√≥lo nosotros dos, y ya me hab√≠a dado cuenta antes de c√≥mo Mauricio la miraba cuando se la encontraba. No era para menos; ella era alta, muy delgada, con un par de tetas peque√Īas, pero apetecibles, y unas nalgas duras y paradas que se gan√≥ con puro ejercicio todas las ma√Īanas, y aparte se encargaba de los asuntos de la renta, as√≠ que aqu√©l tipo hab√≠a tenido buenas oportunidades para mirarla. Y quiz√° sab√≠a que la situaci√≥n era √≥ptima.\n\nToc√≥ a mi puerta una ma√Īana, mientras mi hermana se encontraba fuera, haciendo alg√ļn mandado, y me lo dijo de frente. Que sab√≠a que la pandemia nos estaba saliendo caro a todos, y que √©l podr√≠a ayudarme si yo lo ayudaba. \n\nSi lo dejaba que se la cogiera, nos bajar√≠a la renta. Y no voy a mentir: cierta parte de m√≠ estuvo a punto de explotar, pero la otra tuvo una semilla de morbo que me impuls√≥ a responder con moderaci√≥n. Pens√© un segundo en mi hermana, vestida con ropas ligeras de gimnasio, caminando por la casa; lo siento, pero hac√≠a meses que no estaba con una chica, y la verdad es que poco a poco me comenc√© a fijar ella por puro tedio, pero me termin√≥ gustando. Incluso llegu√© a robarle unas panties, que ella crey√≥ perdidas en la lavander√≠a. Y la imagen de aqu√©l sujeto d√°ndole me excit√≥ un poco. Decid√≠ escucharlo.\n\nEl plan era sencillo, y se notaba que Mauricio ya lo hab√≠a estado pensando desde hace mucho. Si quer√≠amos proceder, ten√≠a que ganarse mi confianza, as√≠ que hice que me lo confesara todo: hab√≠a acosado a mi hermana desde hac√≠a muchos meses, le hab√≠a sacado infinidad de fotos y videos en secreto, y ya hab√≠a urdido algunos planes para cog√©rsela, para lo cual hab√≠a logrado conseguir un peque√Īo frasco de cloroformo y unas pastillas para dormir, lo primero que funcionara. Yo estaba perplejo; ¬Ņaqu√©l cabr√≥n hab√≠a considerado seriamente violar a mi hermana? S√≠, pero se le hizo demasiado arriesgado, y por eso acudi√≥ a m√≠. Y lo hizo con el mejor gancho: sab√≠a que por la pandemia and√°bamos mal de dinero. Con lo que no contaba era con que yo cediera tan pronto. \nEntonces comenzamos a platicar. \n\nLo har√≠amos ese s√°bado. Ser√≠a f√°cil: mi hermana ten√≠a en el refri una bebida energ√©tica que se preparaba para cuando hac√≠a ejercicio, as√≠ que el viernes, despu√©s de que ella se fue a dormir, fui a la cocina y le ech√© dos pastillas especiales para dormir que se disolver√≠an por completo durante la noche. No hab√≠a falla.\n\nA la ma√Īana siguiente me levant√© antes de lo acostumbrado (y en realidad no dorm√≠ mucho, estaba demasiado nervioso sobre lo que iba a pasar), as√≠ que me prepar√© algo de desayunar. La puerta de mi hermana estaba cerrada y sal√≠a algo de m√ļsica; claramente no hab√≠a acabado su rutina todav√≠a, y la bebida segu√≠a intacta en el refri. Decid√≠ ser paciente y comer algo, envi√°ndole un mensaje a Mauricio para que esperara. Me dijo que ya ven√≠a en camino de todos modos.\n\nUnos diez minutos despu√©s, mi hermana abri√≥ la puerta y sali√≥ de su habitaci√≥n. Llevaba puestos unos peque√Īos shorts ajustados que le llegaban a medio muslo y una especie de sudadera top que dejaba su abdomen plano y bien formado completamente a la vista. Era su vestimenta usual, pero esta vez fue diferente: inmediatamente me dio una fuerte erecci√≥n que ocult√© con rapidez mientras ella pasaba a mi lado hacia el refri. Estaba por suceder. Nos dijimos buenos d√≠as, yo con toda la casualidad pude, y vi de reojo c√≥mo sacaba su bebida y se la empinaba toda. Mi erecci√≥n aument√≥ conforme ella se la beb√≠a, hasta terminar, y dej√≥ la botella en el fregadero. Dijo que hab√≠a sido una semana muy larga y que andaba cansada, y que le alegraba que ya fuera s√°bado. Yo me alegr√© tambi√©n, pero claro que no le dije mis razones.\n\nVolvi√≥ a su habitaci√≥n diciendo que ahorita se meter√≠a a ba√Īar, y yo le escrib√≠ inmediatamente a Mauricio que estaba hecho. La droga har√≠a efecto en unos diez minutos, y √©l ya estaba estacionado fuera, esperando mi se√Īal. Escuch√© c√≥mo se sentaba frente a su computadora, yo me dediqu√© a terminar de desayunar y limpiar todo. Estaba listo.\n\nExactamente diez minutos despu√©s, con cuidado, me asom√© a la habitaci√≥n de mi hermana. Intent√© no hacer ruido, pero ten√≠a preparada una excusa de todos modos si la droga hab√≠a fallado. Pero no fue necesario: la vi reclinada hacia atr√°s sobre su silla, sin moverse. Me acerqu√© y la mov√≠ por el hombro, diciendo su nombre en voz alta, muy fuerte, pero ella no reaccion√≥, s√≥lo respiraba profundamente, completamente inconsciente. No me lo pod√≠a creer; ten√≠a a mi hermana drogada y a mi total disposici√≥n. Era algo so√Īado, y sin poder contenerme, aprovech√© ese momento. Lentamente, disfrutando cada instante, le acarici√© el rostro, luego los labios, y poco a poco le met√≠ los dedos en la boca, sintiendo su lengua y tratando de llegar a lo m√°s profundo de su garganta. Le provoqu√© una leve arcada, sin despertarla, y me alegr√≥ comprobar lo profundo que podr√≠a llegarle. Segu√≠ recorriendo su cuerpo, apret√°ndole las tetas con una mano, y meti√©ndole la otra entre las piernas, sintiendo su raja por encima de sus shorts. Era el para√≠so, y le hubiera seguido m√°s si un mensaje de Mauricio no me hubiera sacado de mi ensimismamiento. Preguntaba cu√°l era la tardanza. Iba contestarle que todo estaba listo cuando me di cuenta de la enorme fortuna que hab√≠a tenido: la computadora de mi hermana estaba encendida, y desbloqueada. \n\nPensando r√°pido, fui a mi habitaci√≥n por una memoria USB, la insert√© en su computadora y comenc√© una copia de su carpeta de fotograf√≠as. Eran much√≠simas, y tardar√≠a un rato, pero no ten√≠a prisa. S√≥lo esperaba conseguir algo bueno de ah√≠. \nEntonces, mientras dejaba a la computadora trabajar, le contest√© a Mauricio y le dije que subiera.\n\nTom√© a mi hermana, la cargu√© y la arroj√© sobre su cama. Todo estaba preparado, y un par de segundos despu√©s tocaron la puerta. Empezaba la funci√≥n.\n\nMauricio era un hombre de unos 50 a√Īos de edad, divorciado y sin hijos. La verdad, lo consideraba una persona bastante pat√©tica, pero me hab√≠a dado esta oportunidad y la tomar√≠a. Cuando abr√≠ la puerta, pude notar de inmediato lo emocionado que estaba; apenas pod√≠a contenerse, como un ni√Īo al que le dar√≠an rienda suelta en una jugueter√≠a. Yo estaba serio, para hacerle entender que todo estaba bajo mi control y repasamos las reglas que hab√≠amos acordado. Tendr√≠a que usar cond√≥n en todo momento, y cuidar de no dejarle moretones en el cuerpo (y en especial en las tetas). Pod√≠a hacerle lo que quisiera en la cara, pero no correrse en su cabello, y penetrar su ano estaba fuera de los l√≠mites; no quer√≠a que despertara con dolor y se diera cuenta de lo que hab√≠a pasado. Y por √ļltimo, ten√≠a que ayudarme a limpiarla y arreglar todo al acabar. Intent√≥ convencerme de dejar que se la cogiera analmente, pero no ced√≠: podr√≠a lamerlo si quer√≠a, pero hasta ah√≠.\n\nUna vez que dejamos todo en claro, lo dej√© pasar al cuarto de mi hermana. Tra√≠a consigo una vieja colcha, para ponerla sobre la cama y no dejar rastros de semen, y una bolsa de pl√°stico con cosas negras adentro. Le pregunt√© qu√© eran, y me dijo que tuviera paciencia, quer√≠a ver ya la mercanc√≠a.\n\nEntramos a la habitaci√≥n de mi hermana y los ojos de Mauricio se salieron de sus √≥rbitas. Mi hermana estaba perfecta, con sus piernas largas al descubierto, su abdomen firme y plano en todo su esplendor y su boca entreabierta y lista para ser usada como se merec√≠a. Levant√© en brazos a mi hermana una √ļltima vez, Mauricio coloc√≥ la colcha, y estaba todo listo...\n\nContinuar√°." | renderPostMessage 110}}}

>>

/#/ 111
{{{"Negro tengo el ganso apretado por el cuello. prosiga con su narración en breve, por favor." | renderPostMessage 111}}}

>>

/#/ 114
{{{"Amigo seguilo contando" | renderPostMessage 114}}}

>>

/#/ 117
{{{"continua papi" | renderPostMessage 117}}}

>>

/#/ 119
{{{">>110 (OP)\nContin√ļa con el relato" | renderPostMessage 119}}}

>>

/#/ 123
{{{"[b]Parte 2.[/b]\n\nSe subi√≥ a la cama con la bolsa, la coloc√≥ a un lado, y admir√≥ a mi hermana unos segundos. Le baj√≥ lentamente el cierre de su sudadera y se la quit√≥, dej√°ndola s√≥lo con un brasiere deportivo que le marcaba lo pezones. Inmediatamente se lo sac√≥ y la dej√≥ en topless: las tetas de mi hermana eran peque√Īas y un poco ca√≠das, pero estaban coronadas con unos buenos pezones rosaditos. Yo estaba fuera de m√≠; me hab√≠a imaginado muchas veces los senos de mi hermana, y ahora estaban frente a m√≠, listos para hacerles lo que quisi√©ramos. Y Mauricio no perdi√≥ el tiempo: de inmediato se puso a lamerlos y chuparlos con placer, pellizc√°ndole los pezones para que se le endurecieran. Yo fui r√°pido por unos hielos y se los pasamos por encima, poni√©ndolos puntiagudos y listos para todo. A Mauricio le gust√≥ torc√©rselos, haciendo que mi hermana emitiera un peque√Īo quejido entre sue√Īos, pero no se despert√≥: claramente estaba sintiendo lo que le hac√≠amos. El hombre me confes√≥ que, si hubiera llevado a cabo su plan original, no hubiera sido tan cuidadoso; de verdad le tra√≠a ganas a mi hermana.\n\nPor eso, antes de continuar, abri√≥ la bolsa y sac√≥ su contenido: una mordaza de boca abierta, un antifaz de cuero y una especie de mu√Īequeras del mismo material. Yo vi fascinado c√≥mo le colocaba la mordaza a mi hermana, que la forz√≥ a mantener la boca bien abierta y le amarr√≥ las mu√Īecas con firmeza por detr√°s de su espalda. Estaba en claro que lo que Mauricio quer√≠a es mi hermana fuera su esclava, e iba a cumplir esa fantas√≠a ese d√≠a. Por √ļltimo sac√≥ el frasco de cloroformo y una gasa, en caso de que mi hermana se despertara o la necesit√°ramos dormir m√°s tiempo. Yo no pude m√°s que felicitarlo.\n\nMauricio entonces me pidi√≥ que le quitara los tenis y los calcetines a mi hermana mientras se desabrochaba el pantal√≥n y se los bajaba. De inmediato me di cuenta por qu√© necesitaba abrirle tanto la boca: ten√≠a un m√°stil enorme, largo y grueso, completamente erecto, listo para la acci√≥n. Jal√≥ a mi hermana hacia √©l para sentarla, la abofete√≥ con la verga varias veces, se lo restreg√≥ por los labios, y poco a poco se lo meti√≥ en la boca, hasta llegarle a la garganta. Mi hermana s√≥lo emiti√≥ algunos quejidos ahogados mientras Mauricio le hac√≠a la cabeza hacia atr√°s y hacia adelante, jal√°ndola del cabello, forz√°ndola a que lo mamara. \n\nEra todo un espect√°culo; yo s√≥lo ve√≠a la cabeza de mi hermana ir de un lado a otro, mientras Mauricio gru√Ī√≠a de placer, llam√°ndola ‚Äúputa‚ÄĚ y diciendo que esto era justo lo que quer√≠a. La mejor parte fue cuando le sac√≥ la verga de la boca, quej√°ndose de que estaba muy seca, y le escupi√≥ varias veces adentro, antes de continuar. Mencion√≥ c√≥mo le gustaba la sensaci√≥n de los dientes de mi hermana el glande en cada metida, y poco a poco fue aumentando el ritmo, restreg√°ndosela por dentro de los cachetes, y tratando de llegar lo m√°s profundo a su garganta. Yo not√© c√≥mo a mi hermana se le estaba poniendo la cara roja, quiz√° porque le costaba respirar, y le ped√≠ al tipo que se calmara un poco, ya que estaba d√°ndole unas embestidas bastante agresivas a su boca. Me respondi√≥ que lo esperara, que estaba a punto de terminar, y comenz√≥ a darle m√°s y m√°s fuerte, hasta que por fin solt√≥ un enorme gru√Īido y se vino en su boca y en su cara.\n\nCuando termin√≥, a mi hermana le chorreaba una enorme cantidad de semen por la cara y la barbilla, y jadeando un poco, Mauricio la inclin√≥ hacia adelante para que no se ahogara con tanta leche, que le escurri√≥ por el pecho entre las tetas. Al final Mauricio le restreg√≥ los huevos sobre la cara, gimiendo de placer, hasta que la solt√≥ y ella cay√≥ de espaldas sobre la cama, tambi√©n jadeante despu√©s de que una verga le estuvo cortando la respiraci√≥n todo ese rato.\n\nEl viejo se levant√≥ con las piernas un poco temblorosas, quit√°ndose el pantal√≥n, diciendo que necesitaba un momento para recuperarse, y que este primer round hab√≠a sido incre√≠ble. Yo me sub√≠ a la cama y le quit√© la mordaza a mi hermana para limpiarla, pero ver c√≥mo algo de semen le escurr√≠a por las comisuras de los labios me excit√≥ tanto, que antes de comenzar le tom√© varias fotograf√≠as a su cara toda mequeada. \n\nMauricio, por su parte, se pase√≥ por el cuarto de mi hermana, desnudo de la cintura para abajo, abri√≥ las puertas de su cl√≥set y se puso a esculcar su caj√≥n de ropa interior. As√≠ que mientras yo usaba unas toallas h√ļmedas para limpiarle el semen de la cara y la boca, Mauricio fue sacando varios panties y brasieres, oli√©ndolos y comentando sobre ellos. Nuestro favorito fue una peque√Īa tanga negra, semi-transparente, que estaba hasta el fondo del caj√≥n. Mi hermana era soltera y seguramente hac√≠a mucho tiempo que no los estrenaba; apenas y alcanzar√≠an a cubrirle la raja. Mauricio se masturb√≥ con ellos, excit√°ndose de nuevo, mientras yo aprovechaba para meterle mano a mi hermana, pellizcando sus pezones y acarici√°ndola entre las piernas, hasta que Mauricio anunci√≥ que estaba listo para el plato principal. Me dijo que le pondr√≠a la tanga una vez que la desnudara, porque le daba much√≠simo morbo c√≥mo se ver√≠a, y se la coger√≠a as√≠.\n\nLe desamarr√≥ las manos y se las at√≥ por enfrente, para poder acostarla bien, y le puso el antifaz de cuero; si se despertaba, no nos alcanzar√≠a a ver antes de drogarla de nuevo con el cloroformo. \n\nAs√≠, sin esperar m√°s, Mauricio comenz√≥ a recorrer todo su cuerpo con las manos, bajando desde sus senos, por su abdomen y cintura, y hasta bajar por sus muslos, que le apret√≥ con lujuria. Mi hermana, inconsciente, s√≥lo se dejaba hacer, ajena a la tremenda cogida que estaban a punto de darle. Mauricio sigui√≥ hasta los pies de mi hermana y comenz√≥ a besar uno, bajando poco a poco los labios por su pierna, hasta llegar al final.\n\nEncorvado sobre ella, lentamente, disfrutando cada instante, comenz√≥ a bajarle sus peque√Īos shorts de licra, con todo y ropa interior. Se me puso dur√≠sima en ese momento mientras Mauricio dejaba a la vista la vagina de mi hermana, que estaba cubierto por un tri√°ngulo de vello muy fino, como si llevara varios d√≠as sin depilarse, y descubrimos que ten√≠a un peque√Īo tatuaje de mariposa justo en la cadera.\n\nLa admiramos unos momentos, en todo su esplendor: nunca vi mejor a mi hermana, indefensa, inconsciente y para nuestro entero capricho. A aprovech√© para sacar un par de fotos. Por fin ten√≠a a mi hermana completamente desnuda frente a m√≠, era todo un sue√Īo y quer√≠a recordar cada instante. Mauricio arroj√≥ los shorts al piso, atontado, y se relami√≥ los labios. Se agach√≥ sobre ella y le abri√≥ las piernas todo lo que pudo, comenzando a lamerla. Ella gimi√≥ suavemente de placer mientras aqu√©l sujeto se la com√≠a, y Mauricio la levant√≥ un poco para pasarle la lengua de la vagina hasta el ano. Recog√≠ los shorts del piso y saqu√© de ah√≠ la ropa interior de mi hermana; unas peque√Īas panties de Hello Kitty que olfatee con gusto.\n\nPor su parte, aqu√©l sujeto agarraba ritmo, como un perro en √©xtasis. Le met√≠a la lengua a mi hermana en la vagina, jugaba con su cl√≠toris y le apretaba los muslos y las nalgas. De vez en cuando bajaba la lengua para pasarla sobre su esf√≠nter anal: un peque√Īo agujero apretado que a todas luces era virgen. Le hab√≠a prohibido a Mauricio que la sodomizara, pero no era porque no tuviera ganas de ver eso; de verdad me preocupaba que pudiera lastimarla seriamente, pero eso no evit√≥ que comenzara a imaginar qu√© podr√≠a hacer para estrenar el ano de mi hermana. \n\nPens√© en las fotos que hab√≠a bajado de su computadora. ¬ŅY s√≠‚Ķ?\n\nUn gemido de placer de Mauricio me sac√≥ de mis pensamientos. Se hab√≠a puesto un cond√≥n y abofeteaba la entrada de mi hermana con su enorme verga, saboreando la anticipaci√≥n de cog√©rsela. Me mir√≥ como pidiendo permiso y yo asent√≠: a eso hab√≠amos venido...\n\nContinuar√°." | renderPostMessage 123}}}

>>

/#/ 125
{{{">>123\nSigue con ese relato anón, cada vez se pone mejor" | renderPostMessage 125}}}

>>

/#/ 127
{{{"Continua" | renderPostMessage 127}}}

>>

/#/ 129
{{{">>123\n>lamerlos\nSube una de las fotos de esa vez" | renderPostMessage 129}}}

>>

/#/ 131
{{{">>129\nel relato es ficción, negro, no mames." | renderPostMessage 131}}}

>>

/#/ 132
{{{">>123\n>lamerlos\nSube una de las fotos de esa vez" | renderPostMessage 132}}}

>>

/#/ 134
{{{"Seguilo contando" | renderPostMessage 134}}}

>>

/#/ 141
{{{">>110 (OP)\n>>123\n>>71327\nmuy bueno pinta anon, te gustaría intercambiar relatos?\nYo puedo escribir un relato sobre una mina que te guste a vos y al revés." | renderPostMessage 141}}}

>>

/#/ 160
{{{"?????????????" | renderPostMessage 160}}}

>>

/#/ 192
{{{"??????" | renderPostMessage 192}}}

>>

/#/ 209
{{{">>123\naun esperando la continuación del relato bro :/" | renderPostMessage 209}}}

>>

/#/ 213
{{{">>123\nNo jodas, llevo ya más de 11 días con la pija en la mano, esperando a que termines tu relato, con un carajo." | renderPostMessage 213}}}

>>

/#/ 292
{{{"Bump, he buscado en Internet por todas partes y nomas no encuentro nada" | renderPostMessage 292}}}

>>

/#/ 359
{{{"Bump!" | renderPostMessage 359}}}

>>

/#/ 363
{{{">>110 (OP)\nBump" | renderPostMessage 363}}}

>>

/#/ 372
{{{">>110 (OP)\nY boe murió?" | renderPostMessage 372}}}

>>

/#/ 374
{{{"Bumpp" | renderPostMessage 374}}}

>>

/#/ 378
{{{"Bump, termina el maldi t o relato, megrito" | renderPostMessage 378}}}

>>

/#/ 395
{{{"Bunepp" | renderPostMessage 395}}}

>>

/#/ 398
{{{"Hola, negros color cagada, soy el autor del relato, y la verdad tuve la vida megacomplicada este √ļltimo mes, pero s√≠ estoy escribiendo la tercera parte (que ya estaba avanzada, pero no me gust√≥ y la empec√© otra vez, j√≥danse, quiero darles calidad).\n\nPaciencia, pervertidos." | renderPostMessage 398}}}

>>

/#/ 403
{{{">>398\nojala subas los videos o esas fotos" | renderPostMessage 403}}}

>>

/#/ 404
{{{"Buemopp" | renderPostMessage 404}}}

>>

/#/ 410
{{{">>403\nES FICCI√ďN JODIDO RETRASADO" | renderPostMessage 410}}}

>>

/#/ 451
{{{"Parte 3.\n\nCon una sonrisa infantiloide, entonces dirigi√≥ su atenci√≥n a mi hermana inconsciente, tom√≥ una de sus piernas por el tobillo, la levant√≥ y la sostuvo como si fuera la tapa de un cofre del tesoro. Con la otra mano agarr√≥ su verga y la dirigi√≥ al agujero de mi hermana. Comenz√≥ a empujar, y Mauricio solt√≥ un gru√Īido de placer al sentir c√≥mo entraba; mi hermana se quej√≥ entre sue√Īos, sin duda sintiendo la penetraci√≥n. \n\nMe pregunt√© cu√°l habr√≠a sido el tama√Īo de la verga m√°s grande que mi hermana se hab√≠a echado, pero dudaba que superara a la de Mauricio; se not√≥ que le cost√≥ un poco de trabajo met√©rsela toda, con todo y el lubricante del cond√≥n. Pero una vez que lo logr√≥, ya no par√≥: levant√≥ la otra pierna de mi hermana por su tobillo y as√≠ la sostuvo mientras comenzaba a embestirla.\n\nEra un espect√°culo incre√≠ble: un viejo gordo y cincuent√≥n cogi√©ndose a una chica delgada y delicada a su antojo, que inconsciente, parec√≠a una mu√Īeca ante esa bestia. Sus peque√Īas tetas brincaban con cada empalada, y juraba que hasta hab√≠a visto c√≥mo la verga de Mauricio se marcaba en el abdomen de mi hermana de lo fuerte que le estaba dando.\n\nEl ‚Äú¬°plap! ¬°plap!‚ÄĚ que sonaba cada que chocaban sus cuerpos era hipnotizante, acompa√Īado de los constantes quejidos (¬Ņde dolor o de placer?) de mi hermana, y de los gru√Īidos y los insultos que Mauricio bramaba. La llam√≥ cerda, puta, basura‚Ķ No s√≥lo se la estaba cogiendo, por alg√ļn motivo tambi√©n se estaba desquitando de mi hermana. Hab√≠a cierta furia en la cogida que me mantuvo cautivo. ¬ŅQu√© tanto le habr√≠a hecho si yo no estuviera presente? No pod√≠a imaginarme las cosas tan depravadas que habr√≠a fantaseado con ella. Y quiz√° yo tambi√©n, la verdad. Por eso no puse objeci√≥n cuando, en su √©xtasis, Mauricio le solt√≥ unas fuertes bofetadas en las tetas, una y otra vez, hasta que se las dej√≥ rojas, y al final una en la cara. Se las merec√≠a. Tambi√©n le torci√≥ los pezones, le escupi√≥ en la cara, y hasta la ahorc√≥ un poco en su √©xtasis de tratarla como una vil puta, dej√°ndose llevar en grande por la oportunidad de tener a mi hermana inconsciente a su completa disposici√≥n. \n\nYo s√≥lo los ve√≠a, filmando discretamente, porque ten√≠a ya algunos planes en mente, considerando lo que ten√≠a a la mano. Las fotos de su computadora ya se hab√≠an terminado de pasar, seguramente, y ese frasco de cloroformo nos daba muchas posibilidades‚Ķ\n\nMauricio detuvo sus embestidas un momento y, jadeante, puso a mi hermana bocabajo, con un par de almohadas bajo su abdomen para levantarle el culo. Le separ√≥ las nalgas todo lo que pudo, y vi en toda su gloria el agujero apretado del ano, y su vagina bien abierta por la cogida. Mauricio le lami√≥ el esf√≠nter de nuevo, meti√©ndole un poco la lengua, sin duda deseando destruirlo con todo su ser, pero se conform√≥ con meterle la verga de nuevo por la concha, iniciando sus embestidas otra vez. ‚ÄúComo la perra que eres‚ÄĚ, dijo, y comenz√≥ a nalguearla con fuerza, hasta dejarle marcada la mano en la piel. A pesar de que ya llevaba un rato cogi√©ndosela, esta nueva posici√≥n volvi√≥ a prenderlo, y pronto tom√≥ un ritmo igual de r√°pido y fuerte, azotando a mi hermana hacia adelante cada que le empujaba la verga adentro, para luego jalarla hacia √©l de la cadera para llegar lo m√°s profundo posible. \n\nEra una escena incre√≠ble que estaba yo estaba filmando por completo para verla en el futuro una y otra vez, cuando not√© que mi hermana estaba comenzando a mover un poco los brazos, y a gemir. ‚Äú¬°P√°same el cloroformo, ya!‚ÄĚ, me grit√≥ Mauricio cuando se dio cuenta de que ella se estaba recuperando la consciencia, y r√°pidamente moj√© el trapo con el qu√≠mico y se lo pas√©. ‚ÄúQuieres despertarte, ¬Ņeh, pinche puta?‚ÄĚ, dijo el viejo con una sonrisa bastante desagradable, y le levant√≥ la cabeza jal√°ndola del cabello. La brusquedad del movimiento hizo que mi hermana abriera un poco la boca y gimiera d√©bilmente de dolor, lo cual aprovech√≥ Mauricio para meterle el trapo y bloquear sus v√≠as respiratorias. Entonces se dej√≥ caer encima de ella, aplast√°ndola contra el colch√≥n, mientras mi hermana sacud√≠a d√©bilmente sus brazos y sus piernas, hasta que volvi√≥ a quedarse inm√≥vil. Mauricio se esper√≥ unos segundos antes se retirarle el cloroformo, por si estaba fingiendo, antes de levantarse de encima de ella. Volvi√≥ a levantarle la cabeza jal√°ndola por su cola de caballo (hab√≠a resultado muy √ļtil el d√≠a de hoy) y cuando comprob√≥ la respiraci√≥n suave de mi hermana, le solt√≥ un gigantesco escupitajo en la cara. ‚ÄúPor desobediente, est√ļpida cerda‚ÄĚ, le dijo mientras observaba c√≥mo el salivazo se le escurr√≠a por el ojo y la boca, antes de soltarla y restregarle la cara contra la cama. ‚Äú¬ŅTe cuento un secreto?‚ÄĚ, me pregunt√≥ el viejo mientras volv√≠a a poner a mi hermana en posici√≥n con las nalgas abiertas para acabar de cog√©rsela. ‚ÄúSi me hubiera animado a violarla, mis peores planes eran para su boca. Tengo un frasco lleno de las corridas que me hice pensando en ella, y quer√≠a obligarla a que se los tragara. Tambi√©n he dejado sucio mi retrete por un par de meses, y est√° ah√≠, esperando a que la lengua de tu hermana lo limpie hasta el fondo‚ÄĚ. Entonces se rio y volvi√≥ a meterle la verga, ahora jal√°ndola del cabello.\n\nLa verdad, yo tambi√©n tra√≠a la verga bien dura, y m√°s a√ļn por sus palabras. Nunca me hab√≠a cruzado por la cabeza, pero la idea de humillar y degradar a mi hermana hasta los peores extremos me obsesion√≥. S√≠, estaba decido. La convertir√≠a en nuestra esclava sexual, en una puta mu√Īeca cuyos agujeros estuvieran a nuestra total disposici√≥n para abusar de ellos como quisi√©ramos. Me imagin√© de cuclillas sobre mi hermana, restreg√°ndole mi culo por la cara para que me lo limpiara, o tambi√©n verla en alg√ļn ba√Īo p√ļblico siendo sodomizada por un vago sucio mientras los filmaba y casi me corr√≠ en el momento. Este d√≠a fue el primero de la nueva vida de mi hermana, y no estaba ni enterada a√ļn‚Ķ\n\nContinuar√°..." | renderPostMessage 451}}}

>>

/#/ 496
{{{">>451\nBuenísimo OP, para cuando la parte 2?" | renderPostMessage 496}}}

>>

/#/ 499
{{{">>451\nlo √ļnico malo es que el hermano no le mete la verga por ning√ļn oy√≥ xd" | renderPostMessage 499}}}

>>

/#/ 524
{{{">>499\nKek" | renderPostMessage 524}}}

>>

/#/ 541
{{{"Bump , muy bueno" | renderPostMessage 541}}}

>>

/#/ 555
{{{">>110 (OP)\nBumpazo" | renderPostMessage 555}}}

>>

/#/ 578
{{{">>110 (OP)\nBumpardo, y la segunda parte anon?" | renderPostMessage 578}}}

>>

/#/ 623
{{{">>110 (OP)\nTienes m√°s relatos?" | renderPostMessage 623}}}

>>

/#/ 682
{{{"¬Ņ¬Ņ¬ŅEl op muri√≥ y no pudo terminar su historia???" | renderPostMessage 682}}}

>>

/#/ 684
{{{">>110 (OP)\nBump OP, espero la siguiente parte." | renderPostMessage 684}}}

>>

/#/ 698
{{{">>110 (OP)\nBumpp" | renderPostMessage 698}}}

>>

/#/ 707
{{{"Seguir√°??" | renderPostMessage 707}}}

>>

/#/ 712
{{{">>707\nNo creo" | renderPostMessage 712}}}

>>

/#/ 718
{{{">>110 (OP)\n>>712\nConfío en que el OP seguirá con la segunda parte" | renderPostMessage 718}}}

>>

/#/ 737
{{{">>451\ncuando la parte4?" | renderPostMessage 737}}}

>>

/#/ 767
{{{"Bump" | renderPostMessage 767}}}

>>

/#/ 818
{{{"Volve por favor te lo pido" | renderPostMessage 818}}}

>>

/#/ 864
{{{">>110 (OP)\nBump" | renderPostMessage 864}}}

>>

/#/ 902
{{{"Dale OP continua tu historia" | renderPostMessage 902}}}

>>

/#/ 1031
{{{"El OP murió o que verga" | renderPostMessage 1031}}}

>>

/#/ 1042
{{{"Alguien sabe si el OP continuo su relato en otro lado?" | renderPostMessage 1042}}}

>>

/#/ 1112
{{{">>110 (OP)\nNos tienes como tus putas esperando OPuta, o ¬Ņya te atrap√≥ la memepolicia?" | renderPostMessage 1112}}}

>>

/#/ 1113
{{{">>1112\nEs un relato negro baboso" | renderPostMessage 1113}}}

>>

/#/ 1120
{{{">>1113\nn-no pu-puto negro maricon, no es so-solo un \"relato\" como tu boca llena de mi esperma dicta." | renderPostMessage 1120}}}

>>

/#/ 1210
{{{"Nunca masss" | renderPostMessage 1210}}}

>>

/#/ 1421
{{{">>110 (OP)\nbump" | renderPostMessage 1421}}}

>>

/#/ 1585
{{{"hola negros. Soy el OP de este relato y tengo algunas cosas que decir. Primero, me alegra que les haya gustado y quieran m√°s.\n\nSin embargo, creo que no lo continuar√© porque mi disco duro fall√≥ y perd√≠ el archivo donde estaba escribiendo (junto con otro mont√≥n de relatos no porno) y no he encontrado la motivaci√≥n para volver a empezar. Adem√°s, entr√© a trabajar y no tengo mucho tiempo para escribir.\n\nLo que puedo darles es un resumen de la historia que ten√≠a pensada si alguien m√°s quiere continuar, no hay pedo de mi parte:\n\n1. El narrador iba a encontrar videos y nudes en la carpeta de fotos de su hermana, y se iba a poner de acuerdo con Mauricio para chantajearla an√≥nimamente con ese contenido.\n\n2. Sin que ella sospechara su identidad, Mauricio y el narrador lograban que ella accediera a verlos en un parque cerca de su casa, un s√°bado muy temprano. Como estaba todo solo, la drogaban con el cloroformo y la secuestraban.\n\n3. Se la llevan a otra de las propiedades de Mauricio, en las afueras de la ciudad, y la meten en un cuarto ya insonorizado. Ah√≠ la amarran a una cama y tienen una org√≠a con ella, donde principalmente la sodomizan una y otra vez, todo el fin de semana.\n\n4. Despu√©s de violarla durante dos d√≠as, el narrador y Mauricio revelan su identidad, le dicen que tienen todo grabado y listo para venderse, a menos que ella siga obedeciendo. As√≠ la convierten en su esclava sexual.\n\n5. Eventualmente, la hermana queda pre√Īada (no saben exactamente de qui√©n), pero Mauricio accede a hacerse cargo del ni√Īo si puede quedarse con ella tambi√©n. Con un contacto que Mauricio tiene en el ayuntamiento, la obliga a casarse con √©l (y le tat√ļa su nombre en el co√Īo). \n\n6. Eventualmente Mauricio se lleva a la hermana pre√Īada con √©l, y el narrador se queda con la casa. La madre de ambos (una rubia cuarentona divorciada) comienza a indagar qu√© es lo que sucede con su hija, y el narrador comienza a planear convertirla en su nueva esclava sexual. De aqu√≠ a lo mejor otro relato sobre la mam√°.\n\nPues ya est√°, negros. De nuevo, que gusto que este relato les gustar√° y ojal√° lo pudiera haber terminado. Se la jalan. Bye." | renderPostMessage 1585}}}

>>

/#/ 1618
{{{"Buen relato" | renderPostMessage 1618}}}

>>

/#/ 1673
{{{">>1585\nNegro, muchísimas gracias por malgastar tu tiempo e imaginacion es este lugar, muy buena la historia, podrias hacer un sitio o una cuenta en algunos sitios donde podrías sacar dinero, mejor si sabes ingles, podrias abrirte un patreon y listo.\nSuerte en tu vida." | renderPostMessage 1673}}}


‚Ė≤‚Ėľ